Artículo de Rosa de Africa

corazon-esqueletofirma

DIAFREO

Terapia corporal integrativa; un proceso corporal y emocional.

ORIGEN Y BASES ANATOMICAS

El trabajo de Diafreo se basa en los descubrimientos anatómicos de François Mézières, profesora en la escuela de fisioterapia de Paris en los años 40 y que investigó y descubrió una nueva e indiscutible visión del cuerpo:

El funcionamiento de las cadenas musculares: los músculos no funcionan por separado, sino en cadena, por lo tanto así deben ser tratados al trabajar con ellos.

La respiración Mézières: dirigida a liberar la respiración espontánea mas que rectificar y tecnificar.

Las compensaciones o resisténcias: el cuerpo defiende su estructura, cuando vamos a estirar una zona hay otra que se contrae para compensar y defenderse del estiramiento. Cuando se trabaja una zona hay que alinearla en el eje y observar y deshacer todas las compensaciones del resto de cuerpo.

EL PROCESO CORPORAL Y EMOCIONAL

La Diafreo, creada por Malen Cirerol y Linda Jentl, discípulas directas de Mézières, es un desarrollo y evolución del método Mézières, aportando sobre todo, además de descubrimientos anatómicos y posturales, la integración emocional.

El trabajo se realiza a través de respiración, conciencia corporal, masaje profundo y estiramientos (teniendo en cuenta el funcionamiento en cadena de los músculos y observando las compensaciones o resistencias). La estructura de nuestro cuerpo con sus disarmonias y tensiones ha sido un proceso vital que no se ha hecho por casualidad, esto significa que nuestra estructura, aunque imperfecta, tiene un sentido y forma parte de un proceso de supervivencia donde hemos bloqueado, tensado y compensado para evitar experiencias emocionales o físicas insoportables en el momento que se produjeron.

La Diafreo es un trabajo lento y consciente para deshacer estas dinámicas (el problema no es un solo músculo sino una dinámica o postura corporal) que se presentan en una zona del cuerpo y se manifiestan a través de un síntoma. Se va deshaciendo el proceso que se ha hecho compensando y ocultando la causa. Al desbloquear haciendo un estiramiento real dicha causa aparecerá, Mézières la llamó “el dolor oculto”: si corresponde a una causa emocional se manifestará a veces con la misma intensidad que en el momento en que ocurrió el trauma, a través de recuerdos olvidados y enterrados bajo la tensión, o de imágenes o sensaciones que nos dan la pista de la emoción y situación que generó toda la dinámica.

Trabajamos con cuatro emociones básicas: miedo, alegría, rabia y tristeza, esta concreción ayuda al paciente a no elaborar mentalmente, al menos en el momento, sino ir al cuerpo a sentir, dejar circular la emoción, y expresar (con llanto, descargas, grito, según la necesidad corporal) desde el aquí y ahora lo que no se pudo por ser demasiado doloroso o peligroso en su momento.

La expresión emocional se libera desde el cuerpo, siempre con conciencia, conexión con la respiración y el presente, aceptándola, dejándola circular y expresándola sin catarsis (proceso que descarga pero fija en el cuerpo la experiencia del trauma) según la necesidad. Por ejemplo: grito y ruido para hacerse presente y romper la paralización del miedo, llanto cuando aparece tristeza, descarga de rabia conectada con golpes y voz, visualización o dejar circular la alegría. Siempre respetando el ritmo del paciente para que pueda integrar la experiencia y contactar con el trauma abriendo un circuito cerrado hasta el momento y acompañándolo para que lo atraviese, sin permitir que hiperventile, entre en catarsis y vuelva a caer en un pozo que lo psicotice y le lleve a revivir una vivencia insoportable y sin salida.

Una vez hecho el proceso de conciencia y expresión, se lleva a la vida cotidiana para elaborar cómo y en qué situaciones (concretando lo máximo posible) afecta este circuito corporal y emocional interrumpido que crea un estrés interno crónico y actitudes disfuncionales y repetitivas. A partir de aquí se buscará una salida sana.

Es importante en este momento trabajar con la conciencia corporal para grabar en la memoria corporal este circuito que se ha abierto y que tendrá que ser usado y ocupado para que no se vuelva a cerrar.

En este proceso se va recuperando energía y espacios físicos e internos perdidos, una parte de nuestra historia e identidad que quedó cautiva y atrapada en la tensión del cuerpo y que se vuelve contra nosotros.

 ROSA MARIA DE AFRICA PEREZ PRIM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s